Tags

, ,

He venido vagando por un tiempo, quizá más del que pudieras contar con el afanoso intento de querer enumerar lo que por su simple naturaleza, es incontable. En ese tiempo he visto y he sentido todo lo que el tiempo mismo se ha encargado de poner frente a los que como yo, el tiempo no nos importa mucho. De todo ese tiempo me deshago cuando el tiempo me lo permite y entre tanto, paso el tiempo buscando en qué ocupar el tiempo que me va quedando después del desperdicio de tiempo que hay en todo esto.

Así como la tierra gira en un tiempo y el tiempo que tarda en su giro no nos es más que el día y la noche, así el tiempo que he ocupado para venir y que al final tendré que regresar y buscar el mío propio, aunque no es secreto que el tiempo no pertenece a alguien y de nadie puede ser, que si todos lo buscamos es cosa del tiempo y su veleidosa personalidad; de todo esto solo he traído el tiempo que, conmigo ha caminado, si de caminar en el tiempo se trata el pasarlo.

El tiempo y yo somos amigos hace ya bastante tiempo… tiene sus momentos y como todos, a veces pierde el tiempo. Le he dicho que es cosa de tiempo que aparezca el tiempo perdido, pero no escucha y nunca lo ha hecho; al final el tiempo siempre se queda con el tiempo de todos, con el perdido y el ganado si es que llegamos a ganarle tiempo al tiempo… ¿Has escuchado la vocación de médico que le han dado al tiempo? Y el tiempo no sabe más de medicina que las banditas adhesivas… Qué peculiares los humanos en darse tiempo en darle personalidad al tiempo y no ocupar su tiempo en ganar tiempo para cuando tengan en qué perderlo.

¿El tiempo cura? No. El tiempo no cura pero te da tiempo para pensar y mira que pensar lleva tiempo… qué si no lo sabré! Ya tanto tiempo llevo al lado del tiempo que por más tiempo que esté con él menos tiempo tengo para pensar y más tiempo le pido al condenado… De tu tiempo y el afán de quererlo ocupar solo sé que el tiempo se burla, todo el tiempo que gastas en comprar tiempo con tu tiempo y viene la muerte y sus emisarios y te dice: “Se te terminó el tiempo”. Aunque de hecho es falso, no se te termina nada que no hayas tenido y el tiempo no es tuyo, por más tiempo que inviertas en verlo florecer, el tiempo no es así.

Debajo de su capa negra, la muerte oculta al tiempo, que de cuando en cuando necesita tiempo para entenderlo todo y lo he visto usar su tiempo en tratar de entenderte, a mi no me entiende porque hace tiempo que nos hicimos amigos y los amigos no hacen eso, los amigos pasan tiempo y pierden tiempo, intercambian tiempo y lo gastan como si el tiempo no se terminara, pero ya bien te dirá el tiempo que el tiempo no se acaba, ni se inicia, ni se mide, ni se agota, ni se pierde, ni se gana, ni se usa, ni se desperdicia. Vaya la ilusoria creencia que el tiempo ha envestido en tus ojos y al tiempo no te das cuenta del tiempo que ha pasado y como todas las cosas, extrañas ése tiempo cuando te das cuenta del tiempo que ha pasado ya, y del tiempo que te queda por pasar…

He venido vagando ya hace tiempo y en ese tiempo no he sabido más del tiempo que lo que el tiempo me va dejando saber. Y me preguntas después de éste tiempo que quien soy, solo he de decirte que ahora y en todo este tiempo he venido siendo el tiempo que nos ha dado tiempo de estar aquí, del dónde no te hablo por que el espacio no nos deja tiempo para ello.