Tags

, , , , , , ,

Tal vez no sea el momento correcto para pedirle al mar que se congele, que se quede quieto, y pedirle al viento su atención y su silencio. Para pronunciar un discurso molesto, que hable de soledad, de noches en vela, de amor eterno.

Tal vez sea el justo instante para guardar silencio y solo mirarte, tan alegre, tan brillante, al parecer tan hecha de aire, tan a punto de desaparecer sobre el viento de la tarde. Es un momento perfecto para que baile el mar y el viento ruja desafiante, para que guarden silencio mis versos, y me quede callado, admirándote.

Rodrigo Solís