Tags

, , ,

Pensar es determinar los valores de verdadero y correcto, asociados a un conjunto de variables (existentes en el entorno o en el contexto de la mente) a base de medición directa (observación simple), de simple aprensión (ideas preexistentes en el contexto de la mente), o como resultado de aplicar el raciocinio (usando variables previamente adquiridas).

Pensar también puede ser, tratar poner en un lenguaje entendible y claro todas aquellas ideas cuya imagen sea ininteligible para la conciencia o cuyo significado sea confuso para el ser pensante.

Imaginar es desarrollar un cúmulo de ideas, cuya base no es comprobable, ni lógica o siquiera real. Una idea generada a base de imaginar, comúnmente ralla lo absurdo, lo surreal y sirve para ayudar al proceso de raciocinio o para liberar los excedentes no usados del proceso de medición directa.

Una idea entonces es una imagen mental sobre cualquier cosa (que carezca de calificativos) con un significado particular para aquel que la generó.

El raciocinio consiste en tomar una o más ideas y transformar su significado para asignarlo a una nueva idea, en base a restricciones que se hallen en el entorno o que dependan de la mente de quien razona. Uno podría pensar que tras un proceso de raciocinio lo suficientemente exhaustivo una idea que pudo haber sido generada de la nada, puede entonces tomar forma de algo verdadero y correcto, por lo menos para quien razona.

Sólo divagaba…