NOTA PRE-ACLARATORIA: Esta entrada no pretende herir susceptibilidades de nadie, y mucho menos insultar a nadie, es sólo mi forma de ver las cosas que odiosamente es muy funcional.

Según mi papá, uno se convierte tarde o temprano en una imágen de nuestros padres; obviamente hay quien hace lo indecible por hacer lo opuesto, aunque al final no le salga del todo bien. En mi muy particular caso, he decidido seguir mi figura paterna, a decir de mi y de lo que observo, es mas práctica, funcional y éxitosa que la figura de mi madre.

Entonces, somos el reflejo de nuestros padres, somos lo que ellos son o fueron y reflejamos lo que ellos han dejado en nosotros. Según alguna filosofía, buscamos en nuestras parejas la figura del padre de sexo opuesto al nuestro (si eres hombre buscas a alguien que se parezca a tu madre y viceversa).

Paso a explicar esto. Analiza a tus parejas y busca (no fuerces) patrones de comportamiento, similitudes y diferencias. Ahora toma algunos rasgos mentales (de pensamiento o comportamiento) y comparalos con tu madre; el resultado buscas a alguien que semeja a tu madre.

Esto no es ley, somos seres humanos y nos comportamos de maneras distintas ante las mismas situaciones, ya sabes, broncas de individualidad. En mi caso, creo que he encontrado (o buscado… mas adelante explico esto) chicas para el lugar de “mi pareja”, con tendencias similares.

Haciendo un análisis un tanto minucioso sobre las chicas que a lo largo de mi corta vida han estado conmigo en algún sentido, todas tienen cosas similares entre sí. Algunas se distinguen entre sí, algunas otras no.

Esto viene de que, hace algún tiempo comencé a salir con una chica (llamemosla M) que en un principio me gustaba, y empezamos a salir bajo ese precepto: atracción física. Luego cuando comenzamos a convivir un poco más, me percate de algunas cosas (que hasta ahora comprendo) que me hacían enojar, en ese entonces me dije que era por que la iba empezando a querer y yo no quería.

Al cabo de un corto periodo de tiempo, unos meses digamos, me enteré de muy buena fuente que M volvió con uno de sus ex-novios (con el que yo le vaticine que se quedaría al final y para siempre… y se enojó xD) y me seguía viendo. No me pareció eso así que terminé con lo que había “entre nosotros” un tanto molesto y de forma grosera.

Pasó el tiempo y no supe nada de M. Cierto día, me volvió a hablar y le contesté muy animado y contento a su llamada, a fin de cuentas M me seguía gustando. Mantuvimos contacto (llamadas, mensajes, etc.) por un tiempo, hasta que por azares del destino, comencé a salir con otra chava (a ella llamemosle C).

Un mal día, M me preguntó algo relacionado con C; me molesté y de nuevo volví a cortar comunicación con M. Estuve saliendo con C, se dieron algunas cosas buenas entre nosotros y al final nada concreto; seguimos tan amigos como siempre.

M me volvió a llamar, de nuevo me mostré amable y alegre. Me llamó con el pretexto de su cumpleaños y de una fiesta que estaba organizando (fiesta a la que de inmediato decidí, no iría), le dije que sí, que iría y todo. Quedamos en vernos para “que me diera la invitación”… Era fin de año, y yo quería hacer valer el último pedacito de ese año ajetreadon para mi pinche corazón.

Así que desde el momento en que nos vimos, yo decidido a pasarla bien y ella receptiva (por alguna razón que hasta ahora desconozco) fuimos al cine y nada mas apagándose las luces, la besé. Desde ese buen día hemos estado saliendo y tengo que admitir que he pasado con ella muy buenos y gratos momentos. Tambien he de decir que si bien hay un pasado entre nosotros, ahora siento algo por ella, ¿qué? no lo sé.

Cuándo hace unos meses comenzamos a hablar de algo mas “formal” (de nombre quizá) yo tenía ciertas reservas; ella me gusta y a pesar del “cariño” que le tengo de un tiempo para aca, hay un algo que no me deja quererla al 100%. No sé si sea yo o ella. El caso es que tengo una duda, ¿Por qué regresó?

Los hechos fueron, comenzamos a salir por atracción. Ella regresó con su ex-novio. La bateé (¿?). Ella me volvió a hablar. Yo comencé a salir con alguién más. Me preguntó algo. Me volví a enojar y la volví a batear (¿?). Ella me volvió a llamar. Y ahora aquí estamos…

No quiero argumentar cuestiones románticas; ahora pasaré a describirnos. Ella es fría, ha tenido un montón de parejas pero no por ello es vista con ese estereotipo, incluso ahora, sigue viendo a mas personas; es mentirosa, astuta, decidida; yo, ya no creo en el amor, sé que voy a estar sólo para toda la vida y lo he aceptado con muy buena cara (mas adelante explico ésto), a pesar de cómo somos ella y yo, la pasamos muy bien.

Tristemente, tengo la idea de que tengo que ser astuto con ella para no incurrir en algún error que me cueste algo mas que otra tristeza en la lista. Ok, si la pasamos muy bien juntos, ¿por qué tanto alboroto?

De un tiempo para acá, me ha insinuado llevar la relación al siguiente paso social… (las relaciones de ahora son muy extrañas) quiere llamarse “mi novia” y llamarme “su novio”. Yo me he hecho un tanto wey, por qué aun cotejo bastantes cosas.

1. ¿Por qué regresó si al parecer la terminaré bateando (¿?) nuevamente?

2. ¿Qué es lo que realmente busca de mí?

3. ¿Por qué yo?

4. ¿Qué tanto miente y qué tanto dice la verdad? (sé que ésta es asunto de confianza.)

Algunas veces en algunos de mis delirios, he sopesado la posibilidad de un “algo emocional” que responda a estas preguntas, pero supongo que mi dañado corazón y mi astuto cerebro no pueden aceptar eso como válido al 100%.

Hoy mi papá me dijo algunas cosas, algunas ciertas, algunas preventivas. Me dijo que él ha notado que M quiere formalizar las cosas, al grado de que en su casa sepan que yo soy “el novio”. Me dijo que me cuidara, puesto que hay chamacas que con ese pretexto echan su desmadre y se chingan al supuesto novio (lo dejo abierto a suponer lo que quieran).

Que hablara con ella para ver cuales eran sus intenciones conmigo. Y en general aspectos de ese estílo. En un principio sentí una punzada en el pecho, un desazón al respecto. Ahora estoy mas seguro de que debo de dudar.

Yo sé que esto apoya “eso de que voy a estar solo para el resto de mi vida”, como ya dije, no me importa. Con M he dudado de todo lo que me ha dicho, puesto que al saberle mas de una vida (y mas de un amor, ella lo ha dicho), ¿qué garantiza que no me haga lo mismo?

Yo se que dudar de ella (sea cual fuere la persona) es un tanto triste, pero estando las cosas y la situación como está, en lo personal entre menos dolores de cabeza mejor. Contradigo a C, ella gusta de una vida con emociones, le encanta enojarse y luego sentirse en extremo feliz. Yo prefiero vivir tranquilo y en paz, eso me da la certeza de que lo que haga es funcional y práctico.

Es decidir con la cabeza, callar al corazón (después de un tiempo es tan sencillo…) pensar antes de actuar, el hecho de vivir tranquilo conlleva cosas buenas como no enojarse ni entristecerce, pero al precio de no sentir grandes emociones de felicidad, ansiedad o curiosidad.

Estos cambios comunmente tienen que ver con personas que se invloucran con nosotros, poniendome en estado de tranquilidad es como si me saliera de mi mismo, de modo que puedo analizar cada una de las situaciones a las que me enfrento a diario desde afuera.

Incluso a las personas; puedo dar juicios de razón sobre tal o cual persona sin los impedimentos de la condición de “relación” que comunmente afectan esos juicios, puedo ser objetivo.

Eso me pone una barrera a mi alrededor, una barrera que copié de mi papá (y me siento sumamente feliz de ello) que me va alejando de las personas (y fríamente, no me importa) pero me da felicidad. Un profesor decía: “es que hay que ser incluso hipócritas con los demás, hay que mantener esos vínculos con las personas, es parte del ser humano el socializar para buscar eso que se llama felicidad”.

Yo lo contradije: “Depende, odio las mentiras, y como no soporto que me mientan yo no voy a mentir, si alguien me cae gordo no tengo por que disimularlo, pero no por ello tengo que mostrarle desprecio o aversión. Ahora, la felicidad esta basada en lo que cada uno deseé. Si alguién la basa en esas cosas pues que bien, pero yo en lo personal, mi felicidad no depende de la existencia de alguien mas. Tengo amigos y personas a las que mantengo cerca, sí, pero no por ellos definiré mi felicidad”

Ahora, explicando el por que he buscado personas con patrones similares, y por que es que no las haya encontrado: por qué simple y sencillamente, encasillo a las personas en los aspectos que todas las personas tienen, digamos que de las miles de etiquetas que tiene cada ser humano, yo normalmente tomo las similares entre sí y con ellas construyo mi criterio.

No es que menosprecie las virtudes de cada ser por sí mismo, ni que omita los defectos, es sólo que en base a lo que he vivido, pensado y analizado de la VIDA, me preocupo por aspectos que no salen a relucir hasta que es tarde.

Mira que despertar un día tras 20 años de matrimonio y darte cuenta de que tu pareja jamás te ha querido y está contigo por alguna clase de trauma reprimido es un golpe duro de aceptar. Así que mejor, tomé las vivencias de mi papá, las de mi mamá, las mías propias, un poco de emociones y me construí un edificio resistente donde las “pendejadas del corazón” no tienen lugar como tal, antes de entrar deben ser analizadas minuciosa y racionalmente.

Las niñas son canijas, en la busqueda de la igualdad se han hecho canijas, tan o más que los hombres (no generalizo, estoy seguro de que las hay tan buenas y maravillosas y que alguna esta ahí para quitarme tantas telarañas de la cabeza y a la que yo pueda querer y le guste cómo la quiero).

A M la quiero, no lo niego, pero me andare con mas cuidado. Ya me andaba clavando y llegó mi papá-martillo a desclavarme. Ahora vuelvo a ser tan OGT y sin sentimientos como a mi me gusta (y me funciona) y por ello estoy tranquilo.

¿Qué hare con M? Cómo hace algunas vidas la batee (¿?) en esta vida haremos algo diferente, ya que me regresaron mis poderes de “feelingless” jugare hasta el final su juego, pero ahora desde mi tablero.

Desde mi Cerebro… Vic =D